Por qué no vas a cumplir los propósitos y objetivos que te has fijado para este 2019

Por qué no vas a cumplir los propósitos y objetivos que te has fijado para este 2019

Hola a todos y Feliz Año de nuevo. Estoy preparando el nuevo vídeo para el canal principal de Youtube y he querido compartir con vosotros algunas reflexiones según estaba preparando el guión. Creo que este artículo os va a resultar interesante y sobre todo útil y productivo. Confiad unos minutos en mí.

Por qué no vas a cumplir los propósitos y objetivos que te has fijado para este 2019
Por qué no vas a cumplir los propósitos y objetivos que te has fijado para este 2019

Siempre que empieza un año todos nos hacemos nuevos propósitos, nos marcamos metas nuevas, intentamos cambiar ciertos elementos de nuestra vida con los que no nos sentimos plenos o realizados. Es un tema manido en estas fechas y relativamente poco original, lo sé. Pero mi enfoque va mucho más allá de la perspectiva o el enfoque habitual, en el sentido en que a nivel personal -y cómo no también con mis alumnos y clientes- yo tengo en cuenta ciertos aspectos que los advenedizos o “gurús” del coaching y el mentoring suelen pasar por alto. Y gravemente además. Y esto es así porque no todo el mundo está capacitado para orientar a otra persona en aspectos vitales de su existencia.

Utilizando un símil posiblemente difícil de encajar en un artículo de estas características, podríamos decir que sólo quien ha luchado en una guerra real, con munición y fuego real; quien ha vencido y perdido ante enemigos reales; sólo quien ha sentido el dolor de la derrota y el sabor de la dulce victoria, sólo ése, es capaz de inocular en otra persona las herramientas, técnicas, consejos y pautas que van mucho mucho más allá de lo aprendido en un “cursito” o un “master” en coaching, mentoring o programación “neuroloquesea”. Es más complicado de lo que parece, creedme.

Pero volvamos a los factores que explican mi llamativo pero profético título del inicio.  El primero de ellos tiene que ver con nuestra frágil naturaleza, y por ende, con nuestra difícil adaptación al entorno en el que nos movemos. Nuestro pulso con el planeta por sobrevivir es constante y los mecanismos con los que contamos para vencer son relativamente escasos. Podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que el ser humano es realmente un alienígena en este hermoso e inhóspito planeta azul. Somos una especie extraña en un planeta diverso, competitivo, evolutivo y por supuesto, mortal.

Por tanto, no sólo tenemos que vencer en una lucha por la supervivencia biológica. Existen otras dos guerras mucho más duras y ante las que estamos menos “entrenados“, por así decirlo. Y son conflictos que tienen que ver con la propia especie humana: el psicológico y el sociológico.

Por tanto, esta primera reflexión nos lleva a un segundo factor que justifica el título de este artículo como decía anteriormente. Y no es otro que el reparto de funciones que se lleva a cabo en la colmena humana. Cada nuevo día, al levantarnos y de forma impuesta o deseada, desarrollamos una serie de roles o papeles que condicionan si seremos o no felices al acabar cada jornada. Y lo peor de todo, interpretamos varios roles o papeles al mismo tiempo. Por ejemplo como trabajadores, ciudadanos, cónyuges, parejas, padres y madres, hijos, jefes, empleados, contribuyentes, influencers, followers, fans, rebeldes, inconformistas, inadaptados, amantes, sumisos, dominantes,  luchadores, obedientes, resignados, anarquistas, nihilistas, demócratas, republicanos, dictadores, delincuentes, genios… la lista puede ser interminable.

Ante este gran teatro (la vida es un teatro y gana quien mejor interpreta), la pregunta es: ¿estamos realmente ejerciendo aquel conjunto de papeles que nos corresponde de forma natural? ¿O simplemente servimos, a veces sin darnos cuenta, a intereses ajenos sin desearlo realmente? La respuesta a esta pregunta explica un gran porcentaje del éxito en nuestra lista de buenos propósitos.

El tercer factor no es baladí, ya que tiene que ver con el nivel de exigencia que nos marcamos en función de nuestros talentos, posibilidades, capacidades, recursos, habilidades o simplemente fuerzas de que disponemos para cumplir los objetivos y tareas propuestas. Dicho en otros términos: nuestro éxito o fracaso está directamente relacionado con nuestra aptitud y con nuestra actitud ante los retos y la vida en general.

Una vez sentadas estas bases terminológicas llegamos, queridos amigos, a la cuestión fundamental: “Por qué no vas a cumplir los propósitos y objetivos que te has fijado para este 2019“. La respuesta ya ha aparecido en líneas anteriores. Por un lado nuestras aptitudes, es decir, la capacidad que tenemos para operar competentemente y eficientemente en determinadas actividades. Y por otro lado nuestras actitudes, es decir nuestra disposición de ánimo, la cual se puede manifestar de forma positiva o negativa.

He aquí pues la clave del asunto porque si… :

  1. Disponemos y aprendemos las habilidades y capacidades necesarias.
  2. Mantenemos una actitud positiva ante el cambio.
  3. Y somos capaces de adaptarnos y no desfallecer a pesar de los errores y fracasos,

… entonces y solo entonces, triunfaremos. En caso contrario llegará 2020, 2021, 2022… 2050 y nunca en tu vida serás feliz y te sentirás realizado dentro de esta impresionante colmena.

Por eso, todos los que me siguen de alguna forma en las distintas redes sociales o realizan alguno de mis programas de formación, siempre triunfan.

La felicidad reside en pequeños triunfos, no en una guerra imposible a gran escala con nosotros mismos, con el planeta o el mundo en general.

Termino. En estas líneas finales, querida amiga querido amigo, quiero desearte lo mejor en este nuevo año que comienza. Pero también en todos y cada uno de los días de tu nueva vida.

Hasta el próximo artículo, gracias por leerme. Y sé feliz. Es una orden. 😀

Guillermo Morante

Guillermo Morante es Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca, Executive MBA por el Instituto de Empresa, Diplomado pedagógicamente por la Universidad Complutense de Madrid y ha sido profesor universitario en diversas universidades públicas y privadas. Es fundador y CEO de guillermomorante.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *