10 REGLAS para que una RELACIÓN FUNCIONE y sea DURADERA

10 REGLAS para que una RELACIÓN FUNCIONE y sea DURADERA

Casi todos queremos tener una relación con alguien. Pero ¿realmente queremos que esa relación sea a largo plazo y sobre todo feliz y beneficiosa para ambas partes? En este vídeo te doy 10 reglas que toda pareja debería cumplir si realmente existe un compromiso serio para compartir la vida y la felicidad que todo ello supone.

10 REGLAS para que una RELACIÓN FUNCIONE y sea DURADERA
10 REGLAS para que una RELACIÓN FUNCIONE y sea DURADERA

PRIMERA REGLA: Tener objetivos comunes. Como en todo equipo -y una pareja lo es- compartir las mismas metas es algo fundamental. De otra forma los recursos que se utilizarán por parte de ambos no estarán orientados a conseguir lo mismo. Y no hablo sólo de recursos económicos, sino también aquellos que suponen un esfuerzo de tiempo y sacrificio personal.

SEGUNDA REGLA: Normas claras, entendibles y publicadas. Como en toda empresa u organización, las normas deben ser claras. Porque tener normas complicadas sólo empaña la relación y no deja claro qué os lo que se puede o no hacer. En una pareja sucede exactamente lo mismo. Si no existen unas normas que ambos entiendan y que estén publicadas (redactadas), no sabremos a qué carta atenernos.

TERCERA REGLA: Pacto de no agresión (PAZ). En una sociedad cada vez más consumista y despersonalizada, donde la violencia ya forma parte -lamentablemente- de nuestro día a día, es necesario reivindicar la paz y la concordia en el ámbito de la pareja. Porque sólo desde la paz y el respeto se pueden construir relaciones duraderas y felices.

CUARTA REGLA: Comunicación, comunicación y comunicación. No es casualidad que la palabra aparezca repetida hasta en tres ocasiones. Es que sin comunicación BIDIRECCIONAL no hay nada que hacer. Si no sabemos qué le gusta o disgusta al otro ¿cómo sabremos si nuestra actitud y comportamiento son correctos? Por ello, cuando algo nos gusta del otro es obligatorio decirlo. Pero cuando no gusta, también.

QUINTA REGLA: Libertad. Es una de las posesiones más valiosas del ser humano y en una pareja es fundamental. Y es que tener el “título” de pareja no da derecho a nada salvo a darlo todo en bien de ambos. Y la libertad de pensamiento y acción debe ser uno de los pilares básicos para que el otro se sienta libre y pueda aportar toda la felicidad posible a la pareja.

SEXTA REGLA: Confianza. Porque nadie se sube en un barco a solas con una persona de la que des-confía ¿no es cierto? La confianza debe existir hasta en los más mínimos detalles. Si ambas partes confían en que cada uno de los actos del otro están orientados a construir la relación, todo funciona a la primera.

SÉPTIMA REGLA: Pasión. Todo lo que hacemos debería guiarse por la pasión en llevarlo a cabo. Por eso aquellas actividades que nos gustan, nos relajan y nos realizan las consideramos nuestros hobbies. En una relación sentimental sin pasión no hay un verdadero motor que la haga avanzar. Por eso, hasta  en los más mínimos detalles, la pasión debe estar presente en tu relación.

OCTAVA REGLA: Sexo. Un asunto más serio y a la vez divertido de lo que parece. Es una de las expresiones humanas más básicas y que, no sólo están orientadas a garantizar la supervivencia del ser humano, sino que permiten construir un vínculo fuerte y estable con el otro. El sexo es una materia importante que debe motivar y que formar parte del día a día de ambos. Y por supuesto, debe disfrutarse plenamente y sin tabúes.

NOVENA REGLA: Independencia. Es un espacio privada de cada persona y en la pareja no puede faltar. Cuando hago referencia a un ámbito privado quiero decir que es un espacio en el que, salvo autorización expresa nadie, incluida tu pareja, puede entrar. Digamos que es el Sancta Santorum que todos tenemos. Inviolable e inalcanzable para el otro, pero perfectamente compartible si uno lo desea. 

DÉCIMA REGLA: Voy a aprovechar este artículo en mi Blog para comentar un aspecto que no he incluido en el montaje final del vídeo, pero que debe aparecer también. Y es la TOLERANCIA. Según la Real Academia Española: es el “respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.” Es decir, sin el respeto integral al otro, ¿cómo vamos a pretender construir una relación estable y fuerte? Es imposible. Cualquier relación humana debe basarse en el respeto al otro. No hay negociación posible en este apartado.

Crakens, muchas gracias por seguirme, compartir mis artículos y vídeos. Espero que toda mi aportación te sirva en la vida para construir una experiencia personal y profesional más feliz en tu día a día. Como siempre digo: yo te enseño donde está la puerta, pero eres tú quien debe abrirla.

POR FAVOR, DÉJAME TU COMENTARIO MÁS ABAJO!

Gracias por tu LIKE y compartir.

Nos vemos en https://guillermomorante.com

Tu amigo,

Guillermo Morante

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *