Cómo desarrollar la INTELIGENCIA EMOCIONAL: Pautas y Técnicas.

Cómo desarrollar la INTELIGENCIA EMOCIONAL: Pautas y Técnicas.

Cómo desarrollar la INTELIGENCIA EMOCIONAL- Pautas y Técnicas_Guillermo Morante

Amado lector, desde no hace muchos años, el desarrollo de la inteligencia emocional pasó a ser uno de los temas y disciplinas más usados por parte de los medios de comunicación para atraer a un gran público ansioso por conocer más sobre cómo influyen nuestras emociones en el comportamiento humano. Sin embargo, el uso del término se remonta a principios del siglo XX cuando Edward L. Thorndike en 1920 utilizó el término “inteligencia social” para describir cómo el ser humano entiende y comprende a otras personas con la intención de motivarlas. Las pautas y las técnicas de la inteligencia emocional son muy variadas y responden a los distintos intereses o puntos de vista con que los distintos autores abordan el tema. Como Doctor en sociología y experto en voz y en comunicación abordo la inteligencia emocional en este artículo desde tres puntos de vista bien diferenciados y muy prácticos:

    • Cómo nos afectan las emociones en nuestra vida personal y profesional.
    • Qué factores debemos tener en cuenta a la hora de expresarnos con nuestra voz al hablar en público o realizar una buena comunicación social.
    • Cómo aprovechar la inteligencia emocional para sacar ventajas a nuestro favor: perder la vergüenza, evitar la timidez y el sonrojo, llevar a cabo una comunicación verbal y una comunicación audiovisual adecuadas y excelentes… incluso, aprovechar todas estas ventajas para saber cómo ganar dinero por internet y monetizar nuestro esfuerzo comunicativo.

La inteligencia emocional como factor clave para entendernos mejor.

La inteligencia emocional como factor clave para entendernos mejor_Guillermo Morante

El trabajo de todos los autores que han abordado el estudio y el análisis de la inteligencia emocional se ha centrado en ayudar a comprender cómo podemos ser capaces de motivarnos para llevar a cabo tareas más o menos complejas que tienen un elemento en común: las emociones humanas y su impacto en nuestras acciones.

Cada vez que llevamos a cabo una acción ponemos en marcha un mecanismo mediante el cual recabamos información de nuestro entorno, de los actores que intervienen, de la información que tenemos almacenada a través de nuestra educación y nuestra formación a lo largo de nuestra vida, de las creencias y convicciones que hemos ido construyendo y de otros factores familiares, culturales y sociales. Si me permites un símil, este mecanismo funciona realmente como una panificadora: mezcla todos los ingredientes en su justa medida, los prepara para su integración y los cuece a la temperatura adecuada. Si el proceso se lleva a cabo de forma correcta y se cuidan todos los detalles, el resultado puede ser magnífico y a la vez ilusionante para la persona. Ese simbólico pan al que estoy haciendo referencia no es otra cosa que una inteligencia emocional adaptada a nuestras características y necesidades.

Empecemos por comprender el significado de las palabras “inteligencia” y “emoción”:

La Real Academia Española define inteligencia, entre otras acepciones como la capacidad de entender o comprender; también como una habilidad, destreza y experiencia. Como vemos, el propio término recoge la acción de comprensión y de entendimiento de algo, pero sobre todo nos refiere al aprendizaje de habilidades o destrezas que devienen en una experiencia vital. La inteligencia, por tanto, debe conllevar un aprendizaje de todas aquellas vivencias y situaciones a las que debemos adaptarnos obligatoriamente en la vida.

Por otro lado, la RAE define emoción como la alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática. Indudablemente, la RAE acierta de pleno al unir la alteración del ánimo con una cierta conmoción somática que se produce en nuestro cuerpo u organismo cuando nos emocionamos. Como bien relatan interesantes libros o incluso películas como la genial The Matrix, la mente y el cuerpo están unidos de forma inseparable y todo lo que pensamos o sentimos tiene una expresión en nuestro cuerpo. Las expresiones faciales y corporales son un claro ejemplo de ello.

Hay una segunda definición de la RAE respecto a la palabra emoción que se refiere al interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo. Dicho con otras palabras: cuando ocurre algo en lo que nos vemos involucrados -en todo o en parte- experimentamos un interés y una expectación que nos involucra emocionalmente. La felicidad, si me permites una acotación personal, no es más que intentar generar expectativas positivas y enriquecedoras de todo aquello que nos acontece o que está a la espera de acontecernos. Ahí está la clave del éxito personal y profesional.

Sé que el ejemplo puede parecer demasiado idílico y evocador pero muchos de nosotros lo hemos experimentado en la vida en una comida similar con familiares, amigos, parejas, compañeros…

 

Los factores que definen la inteligencia emocional que desarrollemos deben ser:

    • La capacidad de motivarnos en el día a día.
    • Ayudarnos a superar las frustraciones y los momentos de desánimo.
    • Permitirnos controlar nuestros impulsos de forma inteligente.
    • Racionalizar los momentos de éxito y de fracaso para que perduren en el tiempo.
    • Aumentar nuestras habilidades innatas dentro de campos como la oratoria, la expresión oral, la comunicación social y la comunicación empresarial.
    • Disminuir la angustia o la ansiedad cuando nos hemos propuesto unas metas demasiado altas o exigentes.
Compártelo con los tuyos...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Para confiar en los demás y tener éxito en los negocios y con nuestra familia o amigos debemos estar en paz emocional con nosotros mismos. Regular nuestros estados de ánimo es el factor clave para triunfar en todo aquello que nos proponemos.

Muchas personas me preguntan cuál es mi secreto para generar una actividad tan vertiginosa e impactante emocionalmente ante una audiencia tan numerosa y especial. Mi respuesta es siempre la misma: he conseguido aunar una inteligencia que me permita analizar mis emociones y me ayude a potenciar mi capacidad como orador, como locutor o como actor de doblaje. Pero también en mi día a día con las personas que me rodean, mis colaboradores y amigos. El coaching me permite precisamente eso, ayudar a los demás a través de mis propios conocimientos y vivencias. Nuestras facultades racionales deben permitirnos empatizar, socializar y confiar en los demás. Esa es la más alta gratificación que podemos tener en la vida.

Cómo aprovecharla para sacar ventajas a nuestro favor.

Cómo aprovechar la inteligencia emocional para sacar ventajas a nuestro favor_Guillermo Morante

Durante muchos años, he aprendido que el aprendizaje y el dominio de la inteligencia emocional ha sido fundamental para mi éxito. No tanto profesional -que también- sino como persona dentro de un sistema que no se preocupa de enseñarnos habilidades básicas para sentirnos felices y realizados. Esa simbólica panificadora de la que hablaba al principio de este artículo debe ser una de las prioridades en nuestra vida personal, social y profesional. Elijamos los ingredientes adecuados (habilidades), démosles forma con un excelente aprendizaje (coaching) y practiquemos con los mejores profesionales (mentores) para conseguir la mezcla y el equilibro perfecto. Ese pan delicioso, suave, ligeramente crujiente y tostado que buscamos deviene de un proceso cuidado y bien planificado de gestión inteligente de nuestras emociones.

Por eso, técnicas como el doblaje, la locución, la ficción sonorizada, la interpretación, la declamación de audiolibros, la locución profesional de textos, el dominio de las curvas de entonación y otra serie de técnicas son fundamentales para desarrollarse como personas y profesionales.

Cómo ganar dinero por internet gracias a nuestra inteligencia emocional.

¿La inteligencia emocional y el dominio de la voz nos permiten ganar dinero por internet y conseguir esa ansiada independencia laboral y ser auténticos nómadas digitales? Sin duda. Pero también nos lleva a la consecución de fases o etapas igualmente importantes:

    • Perder la vergüenza, incrementar nuestra mejor comunicación.
    • Llevar a cabo un streaming o un podcasting impactantes y emocionantes.
    • Ganar dinero en internet sin perder la perspectiva o el propósito vital que tenemos.
    • Evitar centrarse en ganar dinero rápido y enfocarse en las emociones que transmitimos a nuestra audiencia.
    • Practicar un coaching positivo y proactivo en el que la persona sea la protagonista.
    • Iniciarse como actor de doblaje comprendiendo lo que ello conlleva en el manejo y control de las emociones. Y ser capaz de transmitirlas con nuestra voz y nuestra comunicación.
    • Hablar en público con una gran carga positiva y emocional, contagiando prácticas y herramientas comunicativas útiles y prácticas.
    • Experimentar situaciones en las que la timidez, el sonrojo, la vergüenza, la angustia, el miedo, la desilusión, la desmotivación… no tomen el control de nuestra vida y de nuestro día a día.
    • Interpretar en nuestra comunicación verbal y no verbal, emocionar en nuestros proyectos de comunicación audiovisual.
    • Iniciarse en la oratoria sabiendo que la vida es un gran teatro y que gana quien mejor interpreta. Asumiendo la construcción de una gran superproducción en la que nosotros somos los protagonistas, con un guion sólido y un hilo argumental intachable. Con una puesta en escena grandiosa, experimentando el control sobre nuestra voz y nuestra gestualización corporal. Con una declamación que venza y convenza.
    • Comenzar una andadura como locutor de radio o podcast impactando positivamente en la audiencia con una buena comunicación.
    • Aprender a dominar técnicas para hablar en público que nos permitan disipar y eliminar ese injusto miedo a hablar ante un público que desea escucharnos y aprender de nosotros.
    • Llevar a cabo en nuestra empresa u organización una comunicación social responsable y ser capaces de compaginarlo con un coaching empresarial poderoso y de impacto.
Compártelo con los tuyos...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La inteligencia emocional es una aliada en nuestra vida.

Si me permites un último consejo, amado lector, mi recomendación sería que te esfuerces por comprenderte mejor en tu día a día. Que inicies un proceso de auditoría interna -por muy grandilocuente o excesivamente técnica que pueda parecer esta expresión- que te permita comprender mejor quién eres, qué quieres en la vida, cuáles son tus objetivos personales y profesionales a corto y medio plazo, cuáles son los factores que te impiden comunicarte de la forma que deseas y cómo llegar mejor a una audiencia más fiel y motivada. Sin este proceso de auto comprensión emocional -de inteligencia emocional- contigo mismo, no serás capaz de cumplir otros objetivos o metas.

Te recomiendo la lectura de un clásico de la inteligencia emocional titulado “Inteligencia emocional (Ensayo)” por Daniel Goleman y editado por Kindle Amazon. En este magnífico libro Goleman se pregunta si el Coeficiente de Inteligencia (CI) determina nuestro destino.

Citando textualmente la referencia bibliográfica: “Daniel Goleman sostiene que nuestra visión de la inteligencia humana es estrecha, pues soslaya un amplio abanico de capacidades esenciales para la vida. Soslaya lo que él llama inteligencia emocional. Apoyándose en la más moderna investigación sobre el cerebro y la conducta, el autor explica por qué personas con un elevado coeficiente intelectual fracasan en sus empresas vitales, mientras que otras con un CI más modesto triunfan clamorosamente. La inteligencia emocional es una forma de interacción con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc.”

Y por supuesto, si quieres impactar positivamente con tu voz en tu ámbito personal y profesional, tienes a tu disposición mi Sistema Guillermo Morante para Triunfar con tu Voz. Con mi libro aprenderás todos los trucos, las técnicas y los secretos que necesitas para triunfar con tu voz e impactar positivamente en tu audiencia.

Gracias como siempre por leerme y ser parte de este apasionante Blog. No olvides dejarme tu comentario y seguir a rajatabla mi sempiterna orden: “sé feliz, no es negociable”.

Guillermo Morante.